Vamos a hablar de la piedra angular de toda la historia de Dark Souls : La Primera Llama ¿Qué sabemos de ella? Echémosle un vistazo 

Lo más importante es dejar una cosa clara, no es una llama cualquiera, porque como bien sabemos, en el juego estamos encendiendo hogueras constantemente, entonces ¿Qué hace a la Primera Llama tan especial?

Bueno, la verdad es que el monólogo de la introducción del primer Dark Souls nos lo deja bastante claro, por qué no lo citamos y le echamos un ojo 

En la Edad Antigua, el mundo era amorfo y estaba envuelto en niebla. Una tierra de riscos grises, árboles gigantescos y dragones eternos. Pero entonces llegó el Fuego. Y con el Fuego, llegó la Disparidad. Calor y frío, vida y muerte, y por supuesto… Luz y Oscuridad. Entonces, ellos surgieron de la oscuridad. Y encontraron las almas de los dioses dentro de la llama. Nito, el primero de los muertos. La bruja de Izalith y sus hijas del caos. Gwyn el Señor de la Luz Solar, y sus leales caballeros. Y el furtivo pigmeo, a menudo olvidado.

Es decir, la Primera Llama, también conocida como la Llama Primigenia, llegó a un mundo  lleno de oscuridad, malformado y dominado por criaturas extremadamente poderosas, esta fue la primera era del mundo, conocida como la Era de los Antiguos o la Era Antigua, donde solo existían los Dragones y  los Gigantes. Entonces el fuego apareció, y el mundo vio nacer la dualidad de su existencia, como bien dice el monólogo nació el  calor y el frío, la vida y la muerte. 

Gracias a la oscuridad creada por la Primera Llama se crearon figuras humanoides, carentes de alma, los huecos, que fueron al refugio de la llama a por un alma y así ganar su poder, de esa llama tan primitiva y la vez tan poderosa, nacieron cuatro figuras prácticamente divinas, que tomaron almas extremadamente poderosas conocidas como las Almas Oscuras: Nito, el señor de los muertos, la bruja de Izalith, Gwym, Señor de la  Luz y el conocido como el Furtivo Pigmeo. Los conocidos como Señores, salvo el Furtivo Pigmeo, derrocaron a los dragones y los gigantes de sus tronos  y dieron comienzo a una nueva era para este mundo.

Con el nuevo poder obtenido por los señores, la desaparición de la gran mayoría de los dragones y los gigantes y un futuro presumiblemente brillante, comienza una nueva era, la Era del Fuego.  Se supone que mientras los señores liberaban el mundo, el Furtivo Pigmeo uso el poder de su Alma Oscura y así creó a la Humanidad, el mundo parecía a salvo del caos y Lordran se hizo capital de esta nueva civilización. Sin embargo, donde hay luz, todos sabemos, que hay oscuridad.

La luz se empezó a apagar, y la vuelta de la oscuridad representaría la vuelta de los Huecos, los Dragones, los Gigantes y como no, la caída de la Humanidad. Los señores intentaron evitar como les fuera posible esto. Gwyn vinculó la Humanidad a La Llama, y mandó a cientos de miles de huecos a “enlazar la llama” con resultados nulos en su mayoría. La bruja de Izalith intentó usar su propia Alma Oscura para recrear la Primera Llama, el intento fue un fracaso, la bruja se transformó en el Lecho del Caos. Sus hijas también sufrieron un destino similar, Queelag se transformó en una bestia mitad humana mitad araña, su hermana, más o menos lo mismo, la única que se salvó, Quelana, que escapa de la ya conocida como Llama del Caos, dirigiéndose fuera de Ciudad Infestada. A raíz de la Llama del Caos nacen los demonios. 

Gwyn, viendo que nada de esto funciona, se sacrifica para enlazar la llama, entrando junto a sus más leales caballeros al Horno de la Primera Llama y ofreciéndose en cuerpo y alma a ella. Transformándose tanto a él como a sus soldados en huecos y reflejos vagos de lo que eran antaño , pasando de ser el Señor de la Luz al Señor de la Ceniza. Y con esto, damos comienzo a la historia del Dark Souls original, donde otra vez, la Llama se está apagando ¿Qué haremos? Sacrificarnos para enlazarla como ya hizo Gwyn para que se vuelva a apagar en un futuro que ya no parece tan lejano o dejarla morir finalmente y afrontar los terrores que vienen con la oscuridad. Otra dualidad más, enlazar o extinguir, vida o muerte.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s