No siempre es bueno revivir el pasado

A raíz del supuesto rumor de que Sony está trabajando en un remake del primer The Last Of Us, surge una pregunta que hace que todos los jugadores nos replanteemos el panorama de la industria ¿Cuándo es correcto y necesario hacer un remake y cuando está de más? En este pequeño artículo trataremos de analizar cuál es la lógica detrás de este tipo de juegos.

Los remakes están presentes en la industria, en muchas de sus variantes como los remasters, los ports y diferentes mutaciones. Todas las anteriormente mencionadas tienen como base en su objetivo el sacar una reedición de un juego publicado anteriormente, pero con supuestas mejoras que hacen más disfrutable la experiencia de un juego o aumentan su alcance hacia nuevos públicos. Todas estas reediciones tienen en común como objetivo el que la esencia del título debe mantenerse a pesar de los cambios.

Si quieren saber más sobre que diferencia a cada una de estas reediciones de videojuegos, les dejo un video del canal Plano de juego, donde todas las diferencias se explican con mucha más extensión.

Las dudas que pueden surgir a muchos ante las definiciones dadas anteriormente son ¿Por qué sería necesario volver a lanzar un título? ¿Por qué es necesario cambiarlo para que este sea más disfrutable? Y la respuesta proviene de que los videojuegos son productos tecnológicos, productos con un fuerte componente cultural, pero tecnológicos, a fin de cuentas.

Por ser los videojuegos productos tecnológicos están condicionados al avance de la tecnología en el momento de su lanzamiento. Grand Thef Auto San Andreas se vio condicionado por las capacidades de renderizado de la PlayStation 2, haciendo sus gráficos peores en proporción a lo grande de su mundo. El primer F-Zero llamó la atención por utilizar una tecnología punta en la formación de sprites, que dotaba al juego de una mayor sensación de velocidad. Así se podría seguir con infinidad de ejemplos, pero el punto es que las características de los videojuegos y la experiencia que puedan ofrecer esta estrictamente limitada por el hardware y software de las plataformas del momento.

Mediante esta lógica se puede dilucidar la respuesta de “¿Cuándo es necesario hacer un remake y cuando no?”, la cual es: Es necesario hacer un remake cuando la tecnología del momento limitó gravemente el potencial del título.

¿Por qué todo el mundo pide un remaster para PS5 de Bloodborne? Porque la tecnología de la PS4 limitó el potencial del juego al no poder mostrar su gameplay frenético a 60 FPS. ¿Por qué es innecesario un remake del primer Half Life? Porque las limitaciones tecnológicas del momento no limitaron gravemente su potencial, y cualquier cambio que se pueda lograr no va a ser lo suficientemente rentable para que la experiencia que brindó el original sea mejorada.

El remaster HD Colletion de los primeros Silent Hill tuvo muchas críticas justificadas con que el título perdía su esencia, por cambiar la iluminación y niebla de los escenarios.

Los remakes de los videojuegos, además de buscar eliminar limitaciones tecnológicas del título en el momento de salida, tienen que tener mucho reparo en mantener la esencia de los mismos. En los primeros Silent Hill la densa niebla y los controles toscos se colocaron por una limitación tecnológica, pero ya forman parte de la esencia de esos juegos. Si hoy saliera un remake de Silent Hill 2 sin niebla, a pesar de no ser necesaria tecnológicamente, todos estaríamos de acuerdo en que la esencia de su experiencia jugable se perdería.

Últimamente se puede decir que las grandes empresas han abusado de esta práctica. Si bien algunos remakes o distintas reediciones fueron exitosos y han sido de gran ayuda a la industria, tanto para acercar el título a nuevas generaciones o mejorarlos drásticamente, hay otros que han salido solo por tener sus ventas aseguradas.

En un medio donde ya se rozan los 50 años de antigüedad, es muy fácil jugar con la mente de los jugadores al sacar un título que recuerde a viejas épocas. Si bien en parte la culpa se le puede atribuir a los jugadores por dejarse manipular, cuando un título que representó momentos muy importantes de nuestro pasado es relanzado, es muy difícil resistirse a la tentación de la nostalgia.

El remake de los primeros Crash Bandicoot fue de los más alabados, no solo por sus impresionantes cambios en gráficos y otros apartados técnicos, sino por mantener la esencia de los originales.

En un medio donde ya se rozan los 50 años de antigüedad, es muy fácil jugar con la mente de los jugadores al sacar un título que recuerde a viejas épocas. Si bien en parte la culpa se le puede atribuir a los jugadores por dejarse manipular, cuando un título que representó momentos muy importantes de nuestro pasado es muy difícil resistirse a la tentación de la nostalgia.

Los jugadores debemos tener especial cuidado sobre las reediciones de videojuegos que se nos presentan hoy en día. Debemos considerar el esfuerzo que tienen detrás estas reediciones y los cambios que nos presentan, para evaluar si el precio por un remake hecho desde cero debe valer lo mismo que un remaster donde solo se añaden un par de filtros. Debemos pensar si algunos videojuegos tienen un potencial explotable o simplemente los queremos en las consolas más recientes por mero capricho personal y nostálgico.

Debemos pensar cuando es necesario hacer un remake y cuando no, para no plagar la industria de juegos innecesarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s