¿Qué harías tú si tu identidad y tus derechos fuesen embargados?

Ver títulos que optan por una ambientación ciberpunk no es para nada extraño, de hecho, cada vez hay más propuestas que optan por ello. Si bien, lo más reciente que nos viene a la cabeza al pensar en este subgénero es Cyberpunk 2077, el juego de CD Projekt que salió como salió, la cosa ni empieza ni acaba ahí. Aquí es donde entra Foreclosed, un juego desarrollado por los italianos Antab Studio que se presenta con todos los tópicos de las historias ciberpunk, con una narrativa bastante bien llevada, y con varias propuestas jugables, unas mejor rematadas que otras.

Cuando decimos que representa todos los tópicos del subgénero ciberpunk (megacorporaciones que manejan los hilos de la sociedad, implantes tecnológicos, neones y calles con cierto peligro) es porque lo hace, y a nuestro parecer, de forma bastante evidente e intencionada. Por supuesto, eso no significa que sea algo negativo, de hecho es una de las cosas que mejor hace este título. No tira la casa por la ventana, no ofrece nada que no se haya visto ya ni da un giro de tuerca a lo ya existente, pero funciona en casi todo momento esa intención por recrear una historia típica del ámbito ciberpunk.

Para ponernos en situación, vamos a hablar de la premisa argumental de Foreclosed. Nos ponemos en la piel de Evan Kapnos, un tipo que se despierta un día cualquiera y de repente descubre que su identidad ha sido embargada, al igual que sus implantes, su trabajo y el acceso a partes de la ciudad. Además, y para colmo, descubrirá que esos implantes que lleva tienen un firmware experimental (esto te dará una serie de habilidades, que irás desbloqueando, que te serán más que útiles durante la aventura) que lo convierte en el objetivo de unos perseguidores misteriosos. Por suerte, no estaremos solos, ya que contaremos con la ayuda de una mujer extraña que nos dará indicaciones muy importantes y nos irá desvelando partes relevantes de la trama.

No os contaremos mucho más para que podáis descubrirlo por vuestra cuenta. Pero, teniendo en cuenta que la historia y la forma de contarla nos parece de lo mejor de este juego, sí que es cierto que en varias ocasiones peca de intentar ser más profunda de lo que puede y de lo que es. El protagonista tendrá una series de reflexiones a modo de diálogo interno que, si bien en ocasiones pueden estar justificadas, suenan un poco forzadas y muy poco necesarias. Pero bueno, nada que nos saque demasiado de su narrativa.

Volviendo a lo bueno que ofrece Foreclosed, tenemos que tratar la forma que tiene de contarnos lo que ocurre y, sobre todo, como lo intercala con su jugabilidad. El juego nos ofrece varias escenas que transcurren en viñetas de cómics, pero esas escenas no son solo cinemáticas, ya que también ocurrirán durante las partes jugables. Eso nos da una gran variedad de planos y puntos de vista, además de nutrirse de unas mecánicas al más puro estilo de los cómics interactivos (moviéndonos entre viñetas y escenas del juego y ejecutando algunas acciones importantes, por ejemplo), lo que refuerza mucho más aún su estilo artístico, del que daremos más detalles más adelante. En general, nos parece de lo más atractivo y mejor ejecutado del título del estudio italiano, ya que genera situaciones narrativas y jugables muy interesantes, además de darle ese toque de originalidad a un shooter en tercera persona.

Estas situaciones suelen transcurrir con bastante fluidez entre partes jugables y cinemáticas.

Porque si, Foreclosed es un shooter en tercera persona, la mayor parte del tiempo. Como ya hemos dicho antes, mezcla varias mecánicas jugables (entre las que contamos sus momentos de cómic interactivo, sigilo o hackeo), pero lo que haremos la mayor parte del tiempo es enfrentarnos en varios tiroteos a lo largo de cada uno de sus niveles a medida que vamos avanzando, a modo de oleadas. Para llevar a cabo estos enfrentamientos, tendremos una pistola muy especial, con munición infinita, que cuenta con una serie de mejoras que iremos desbloqueando (igual que las habilidades especiales de nuestro personaje) y que podremos ir combinando para adaptar nuestra arma a las necesidades que tengamos en cada situación. Por ejemplo, alguna mejora nos dará un tipo de disparo que genera una explosión al impactar en el enemigo y otra nos permitirá atravesar a los enemigos que estén equipados con cascos o trajes blindados, entre otras con características únicas.

Realmente, la acción con disparos de este título no es la mejor que hemos probado. Eso se debe a lo poco precisa que es y a lo caótica que se vuelve la cámara en varios momentos (es cierto que puedes ajustar la velocidad de la cámara en el menú, pero sigue sin ser muy cómodo, por desgracia) en los que tienes que reaccionar con cierta rapidez durante los tiroteos. Los problemas no acaban ahí, ya que lo realmente preocupante es la IA de los enemigos. Esta carece de inteligencia, nuestros rivales se limitarán a posicionarse en un sitio concreto, la gran mayoría de veces, y a disparar casi sin darnos un respiro, lo que nos dará muy poco margen de error porque si encajamos tres o cuatro tiros de golpe nuestra salud se verá muy perjudicada (por suerte, se regenera sola, solo hay que esperar un poco intentando no recibir ningún disparo más y volverás a estar listo para la acción). A esto hay que añadirle que son unas esponjas de balas, a menos que les des en la cabeza, entonces sí que suelen caer casi a la primera.

Siempre podremos visualizar a los enemigos a través de las paredes o de cualquier otro tipo de superficie, lo que nos ayudará a situarlos.

Debido a lo expuesto en el anterior párrafo, será más que necesario utilizar todas las coberturas que nos da el juego para cubrirnos, ya que enfrentarnos a pecho descubierto casi nunca será buena idea. Por suerte, Foreclosed parece que es consciente de ello y pone a nuestra disposición en cada uno de sus niveles un montón de cajas, paredes, cubos de basura y demás objetos que nos ayudarán a mantenernos con vida. Lo malo de esto es que no es precisamente un sistema de coberturas muy profundo, ya que bastará con agacharse y situarse detrás del objeto que esté más cerca. No es lo más práctico, pero lleva su cometido a buen puerto, además de equilibrar una dificultad un poco desesperante.

Como decíamos antes, no todo está mal en Foreclosed. Aquí es donde entran sus partes de sigilo (estas se desarrollan en escenarios pensados para ello, como pasa con el resto del juego, ya que este presenta unos niveles pensados para los disparos, otros para el sigilo y así con todo lo demás), que sin ser un alarde estrategia y buen hacer consigue dar cierta satisfacción al completar cada una de esas situaciones. Eso si, cabe mencionar que los puntos de guardado suelen estar bastante alejados, esto ocurre en todo el juego (ya sea en los momentos de acción o en cualquier otra parte), por lo tanto, si fallas puede que tengas que repetir esa zona al completo, y suele ser un poco tedioso, ya que todo peca de ser un ensayo y error constante.

En este nivel nos encontramos con tres secciones que tendremos que superar sin ser vistos y encontrando una serie de artefactos ocultos.

Si estamos tratando las partes más positivas de su gameplay, hay que hablar de las habilidades especiales (como la posibilidad de hackear a los enemigos para dejarlos fuera de combate o utilizar telequinesis para arrojar objetos a tus perseguidores, por ejemplo) que podemos obtener durante el juego. Estas mejoras, al igual que las de nuestra arma, nutren a la acción de algo más de variedad. Todas estas modificaciones y aumentos los podremos desbloquear con puntos de habilidad que conseguiremos a medida que vayamos acabando con todos los que nos crucemos o con una especie de señal que aumentará nuestra experiencia considerablemente. Estas señales estarán distribuidas por los escenarios, lo que nos obligará a explorar un poco para encontrarlas, lo que tampoco nos llevará mucho tiempo, pero si el suficiente para dar un breve respiro al jugador.

Para ir acabando con el apartado jugable del título, vamos a mencionar brevemente el sistema de hackeo del juego. Este sistema se lleva a cabo como unos pequeños puzles sin mucha dificultad en su mayoría, pero que se ejecutan de diferentes maneras según el cometido al que estén asignados. Hace falta hacer hincapié en su escasa dificultad, ya que si fallas cualquiera de ellos, como en el resto del juego, solo tendrás que volverlo a intentar y no cambiará casi ningún procedimiento. Aun así, tanto el sigilo, las habilidades especiales y las partes de hackeo, además de su puesta en escena como cómic interactivo, nos siguen pareciendo de lo mejor de Foreclosed.

Este minijuego será el que más nos encontremos a la hora de hackear ciertos lugares u objetos, pero no será el único que el juego nos ofrezca.

La verdad es que, Foreclosed no es ningún portento técnico, pero en su versión de PS5, que es la que hemos jugado para el análisis (gracias a Tesura Games), ofrece ciertas características muy interesantes con el DualSense. Entre estas prestaciones, podemos encontrar cierta resistencia en los gatillos, el uso del altavoz del mando para comunicarnos con nuestra ayudante misteriosa o la utilización de la luz del pad para indicarnos la temperatura de nuestros implantes (ya que estos se sobrecalentarán cuando les damos mucha caña utilizando los poderes y mejoras de las armas). En cuanto a las sensaciones a la hora de disparar, poco se puede sacar de esto, ya que a penas notaremos los impactos, y eso en un shooter es un elemento muy importante para su inmersión.

Eso si, Foreclosed es un juego visualmente muy efectivo. Salvando las distancias, nos recuerda a Ultimate Spider-Man (posiblemente uno de los mejores juegos de la historia, no cabe duda), sobre todo por su buen uso del cel-shading. El título es muy insistente con su estilo cómic, ya que lo podemos presenciar en todas sus onomatopeyas y los diálogos en bocadillos (además de sus escenas cinemáticas y jugables que transcurren en viñetas), por ejemplo. Esto, sin duda, es lo que hace que tenga su propia personalidad.

No podemos terminar sin mencionar su apartado sonoro. Lo que más destacaríamos de esto es, sin duda, su banda sonora que, sin ser nada de otro mundo, consigue ser un acompañante perfecto para los momentos de acción y, en general, en cualquier momento del juego. Por lo tanto, todo lo que es el apartado artístico del título se desarrolla de una manera muy consistente.

Una muestra del buen uso que hace el juego de los colores y parte de su escenografía.

Como conclusiones generales, Foreclosed es un juego que presenta muchas ideas interesantes, pero que las ejecuta a medias. La acción se desarrolla de una forma torpe y molesta (a pesar de todos esos poderes especiales), en muchas ocasiones. Los momentos de hackeo y sigilo funcionan, pero tampoco son un alarde de medios. Sin duda, aquí lo que mejor se lleva a cabo son las partes de cómic interactivo y su historia, además de la forma de contarla. Aunque, al final, lo que dota al juego de una gran personalidad y de cierto atractivo es su apartado artístico, que no decepcionan en ningún momento.

La mejor manera de describir Foreclosed es: un título que tiene unas bases muy buenas para ser mucho más de lo que ha acabado siendo. Y más teniendo en cuenta que no dura mucho más de 6 o 7 horas.

Recordad que, Foreclosed, publicado por Merge Games y distribuido por Tesura Games, ya está disponible para todas las plataformas, además cuenta con una versión física para las versiones de PS5, PS4, Xbox Series X, Xbox One y Nintendo Switch.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s