Cartas por aquí, cartas por allá

Es necesario decir, antes de nada, que yo no soy mucho de juegos de cartas. Salvo contadas excepciones, no he llegado nunca a engancharme a un juego de este estilo. A pesar de esto, Monster Train: First Class consiguió cautivarme desde su primer tráiler. Por esta razón decidí que tenía que darle una oportunidad, y por eso estoy aquí para contaros que me ha parecido.

En el siguiente análisis averiguaremos si este título consigue volverme fan acérrimo de los videojuegos de cartas, o si por el contrario me reafirma en mis gustos. Además de esto, también lo analizaremos desde el punto de vista de un fan de este género, para así poder tener una vista general de Monster Train: First Class.

Uno de los apartados que menos me suele convencer en este tipo de títulos es su jugabilidad. Esta me suele resultar lenta, aburrida y sin gracia, pero tengo el gusto de poder decir que en este caso no es así. Aunque, para ser un poco más específico, este título utiliza las cartas como parte de su jugabilidad, clásica de los títulos en los que tenemos que defender mazmorras.

Nuestra misión será defender los vagones inferiores del tren, y evitar que los enemigos puedan escalar lo suficiente como para hacer daño al fuego que se encuentra en la sala de arriba de este vehículo. Esta será una tarea extremadamente fácil al principio, tanto que no tendrás ni que pensar, pero en poco tiempo la dificultad escalará al mismo tiempo que lo harán los enemigos.

De alguna manera, y pese a estar todo el tiempo haciendo lo mismo, el juego consigue sentirse variado todo el tiempo. Esto lo consigue añadiendo nuevos tipos de cartas, así como nuevos enemigos a la fórmula y hasta jefes en última instancia. Cuando el juego empieza a sentirse repetitivo cambia lo suficiente para mantener su esencia a la vez que consigue reinventarse a sí mismo con nuevo contenido.

Como ya he comentado anteriormente, cuando te crees que el juego será un paseo de rosas se vuelve un calvario, pero esto sucede demasiado rápido. En muy poco tiempo pasamos de poder eliminar a todos los enemigos sin esforzarnos a no poder ni empleándonos a fondo. Esto es lo que suele ser llamada una mala curva de dificultad. En vez de ir aumentándola poco a poco para que al jugador le dé tiempo a amoldarse a ella la suben sin previo aviso, descolocando al usuario.

Por otro lado, la mecánica de las cartas resulta estar muy bien implementada. Poco a poco, y dependiendo de nuestros méritos, iremos consiguiendo nuevas cartas para combatir a los nuevos enemigos que aparezcan. Esta progresión, a diferencia de la progresión de la dificultad, resulta muy orgánica y agradable desde el punto de vista del jugador.

Monster Train First Class Cartas

El combate resulta divertido y variado.

Debemos pasar ya a la historia de este título, un apartado prácticamente inexistente en este juego. Esta resulta simple, y sin ningún interés para el jugador, tanto que me resultaría imposible ahora mismo narrar de que se trata. A pesar de esto, que puede sonar malo, creo que es lo mejor que pudieron hacer los desarrolladores.

En los videojuegos de este género el punto fuerte siempre debe ser la jugabilidad, por encima de todo lo demás. Sabiendo esto, la mejor manera de recortar manteniendo la jugabilidad intacta, ni tener que poner en peligro la integridad del resto de apartados, es quitar elementos argumentales.

En definitiva, la historia de Monster Train: First Class resulta ser una simple justificación para la jugabilidad. A pesar de esto, no creo que esto deba ser tratado como un mal punto, dado que considero que era necesario para el buen desempeño de los demás apartados, los cuales son de mayor importancia en este género.

Sobre el apartado gráfico, no hay mucho que objetar. Este es simplemente correcto, algo que es difícil de encontrar hoy en día en los videojuegos lanzados en Nintendo Switch. Mantiene una identidad estética en todo momento, desde el escenario hasta los personajes que son invocados mediante cartas.

Esta mencionada identidad estética es común en juegos de este género, por lo que hasta cierto punto puede resultar genérica. A pesar de esto, como ya he dicho antes, este título cumple en lo referido a su apartado gráfico.

Sobre la banda sonora tampoco hay mucho que decir más allá de que también cumple. Esta resulta agradable, y consigue dar más espectacularidad a las batallas contra enemigos y jefes, por esta razón no puedo decir que es una mala banda sonora. Esta simplemente no se te quedará en la cabeza después de haberte pasado el título, pero mientras lo estás jugando resulta agradable al oído.

Sobre el apartado técnico solo tengo que decir que cumple a las mil maravillas. Es bastante común que los títulos lanzados en Nintendo Switch tengan problemas en su rendimiento, como pueden ser bajadas continuas de frames, pero esto no pasa en este título. En mis horas de juego no me he encontrado con ni un solo error de este estilo.

Monster Train First Class Estética

La identidad estética de este título se nota desde el menú de inicio.

Como conclusión, simplemente tengo que decir que este es un título notable. No recordarás la gran experiencia que fue después de jugarlo, al igual que no te cambiará la vida, pero, como mínimo, te divertirás mientras lo juegas. Es una experiencia agradable y bien desarrollada y pensada, no destaca en nada, pero todo lo hace bien.

Podéis adquirir Monster Train: First Class a un precio de 29,99 € en la Nintendo eShop. Considero que este es un precio más que razonable por las horas de diversión que nos dará. Puede que no te cambie la vida, pero te dejará un buen sabor de boca cuando lo hayas acabado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s