Freno de nuevos juegos como freno de la adicción

Hace un par de semanas informamos sobre las nuevas restricciones horarias en juegos online para los menores en China. Siguiendo con su lucha contra la adicción a los videojuegos, el gobierno de China ahora también ha ordenado a su Administración General de Prensa y Publicaciones a disminuir el ritmo con el que aprueban los nuevos juegos online en su territorio, según informa Josh Ye del South China Morning Post.

Esta medida se reveló internamente en una reunión de la semana pasada de agentes del Partido Comunista de China y de la Administración General de Prensa y Publicaciones con los representantes de las dos mayores compañías de videojuegos en China, Tencent y NetEase. Aunque ambas empresas se han mostrado cooperativas repetidas veces con la aplicación de nuevas limitaciones, el proceso de aprobación de nuevos juegos online ya se había ralentizado desde hace más de un mes. Por el momento, no se conoce ninguna fecha límite para este mandato.

En la misma reunión, las autoridades también se dirigieron a las compañías para que no representaran en sus juegos los «valores inadecuados», como la «adoración del dinero», pero tampoco el «amor homosexual».

China es actualmente el mayor mercado de videojuegos del mundo, tanto en número de jugadores activos como en el movimiento económico que genera. Sin embargo, allí la adicción a los videojuegos y a internet también son considerados graves problemas, y las decisiones del gobierno continúan impactando a su industria. Con una orden similar en 2018, se congeló completamente la aprobación de juegos durante nueve meses. Los ingresos relacionados bajaron un 37 %, afectando de forma particularmente grave a las pequeñas desarrolladoras chinas.

La Administración General de Prensa y Publicaciones típicamente aprueba docenas de juegos desarrollados por estudios chinos cada mes, siendo particularmente estricto con juegos online de otros países. Este agosto rompieron por primera vez su tradición de publicar la lista de nuevos títulos aceptados desde mayo de 2019 y siguen sin haberla compartido.