Análisis de uno de los juegos del año, empieza el loop en la Italia del Imperio Romano

The Elder Scrolls siempre ha sido conocido por sus mundos y su belleza incalculables. Además de eso, esa saga permite mods, uno de ellos era The Forgotten City, un mod narrativo que estaba en Skyrim que, gracias a su éxito, permitió que el estudio Modern Storyteller, compuesto por tres personas Nick Pearce, Alex Gross y John Ayre; completase y perfeccionase el mod. Finalmente, ha salido este mes y es, sin duda, uno de los mejores juegos del año. De la mano de Tesura Games y Maximum Games nos han traído este título, el cuál ya está disponible con edición física para PlayStation y Xbox.

El juego comienza con nuestro protagonista despertando en un río, el Tíber, tras ser ayudado por una joven. Nada más empezar, cuando se nos pide que elijamos el pasado de nuestro personaje, según las respuestas seremos una o varias variantes de cuatro posibles.

Especialista en arqueología: tendremos más conocimientos sobre la época en la que transcurre el juego; el jugador habla latín y eso facilita las relaciones con los ciudadanos de la villa (yo lo jugué al 100% con este especialista).

Soldado: tendremos en el inventario un arma de fuego con 10 balas, creando una incoherencia ya que no existían en esa época. También contaremos con Factor sorpresa, intimidación y protección frente a peligros.

Fugitivo: corremos un % más rápido, pudiendo hacer más cosas antes de cada loop temporal. 

Amnésico: otorga un 50% más de vida y algunas ventajas muy interesantes.

Una vez elijamos el sexo, el nombre del personaje y las especialidades, dicha joven nos dirá que la ayudemos a buscar a un hombre, Al, que se perdió en las ruinas que se sitúan más adelante.

Una vez tengamos el control, deberemos ir hacia las ruinas. Tras explorar un poco y escuchar susurros, desde las estatuas de oro que veremos, caeremos en una villa Romana dentro de una montaña, la cual no tiene salida. Tras una presentación con un señor llamado Galerio, nos deja entrever que hay varios ciudadanos en esa villa. Galerio nos lleva ante Sencio, el emperador de la villa. Nos explica que en esa villa hay una peculiaridad nombrada la “Regla de Oro”, todos los ciudadanos de esta ciudad serán castigados por los pecados de tan solo uno de ellos. Si alguien comete un solo pecado o delito, como robo o asesinato, las estatuas de oro de la ciudad cobrarán vida, convirtiendo a todos los habitantes de esta villa en otras estatuas de oro.

Nuestra misión será saber quién romperá la Regla de Oro, ya que el emperador sabe que alguien lo haría ese día. Como curiosidad, ese día se cumplían las elecciones para elegir nuevo emperador.

Cada vez que la liemos o alguien mate, robe o mienta la regla de oro se romperá y nosotros deberemos volver a un punto señalado para reiniciar el día (parece que últimamente los bucles temporales están de moda). La cosa no será tan sencilla, ya que la gente piensa y siente, duda de los dioses y de la regla de oro. Lo bueno es que en cada reinicio se mantienen los conocimientos previos, así que no tengáis miedo a fallar porque el juego premia por hacerlo.

Cuenta con un buen número de giros de guion, ingeniosos y sutiles, así como con multitud de situaciones sorprendentes. No vamos a contaros nada más, solamente que la historia, en mi opinión, es brillante y sorprendente a partes iguales.

Sencio, el emperador de la Villa, él nos explica la Regla de Oro

Tanto en la arquitectura y el diseño de escenarios como en los diálogos se ven referencias a grandes hechos históricos, como el incendio de Roma u otras cosas del Imperio Romano, algunas referencias a la cultura griega o incluso egipcia. Todo ello, hilado y unido de forma brillante en la narrativa. Por supuesto, hemos de remarcar que hay mucho diálogo, es su plato fuerte y es 100% lo que intenta el juego, él marca el ritmo y, podríamos decir que, no es un juego para todo el mundo.

Es cierto que en algún momento hay acción, pero no es gran cosa ni es lo vital del juego. Luchar contra un tipo de enemigos se hace algo repetitivo, en parte porque podemos desplazarnos a gran velocidad por el escenario, y en parte porque siempre hay algo por hacer. El juego recompensa a los amantes de la exploración y la conversación reflexiva y profunda.

Zona del mercado, parte donde vemos más ciudadanos para hablar y aprender sobre La Regla de Oro

Si eres fan de Bethesda, desde el primer momento que nos encontramos con un personaje, reconocemos esa forma clásica que tenemos de comunicarnos en The Elder Scrolls V: Skyrim.

El juego, gráficamente no sorprende, al igual que los modelados de los ciudadanos. Sí es cierto que los colores y los escenarios cumplen gratamente su función. La villa cuenta con un nivel de detalle fantástico, recreando de forma sobresaliente determinadas construcciones romanas, lo que consigue un nivel de inmersión enorme.

Sobre el apartado sonoro, cabe destacar las actuaciones de los actores para dar vida a los personajes. El juego no está doblado al castellano, pero cuenta con una traducción perfecta al castellano. La banda sonora no es algo memorable, pero sí es buena y te mete de lleno en el universo del juego.

La duración es bastante aceptable, unas 8 horas para completar el juego. Cuenta con 4 finales pero hay uno al que se le considera canon. Como recomendación personal, os diré que vayáis a hacer todos los finales, ya que son distintos y muy únicos. Vale la pena.

Una bella postal de la villa

Como conclusión final, The Forgotten City ofrece una experiencia capaz de atrapar a cualquiera, con una ambientación y un desarrollo de la historia sobresaliente. Los amantes de la investigación encontrarán en The Forgotten City una propuesta maravillosa que nos incita a explorar y ver lo que hay detrás de la Regla de Oro, qué aterroriza a los habitantes en una villa subterránea del Imperio Romano. Una investigación en la que, el bucle temporal es vital y nos permitirá revivir el mismo día con todo lo aprendido del ciclo anterior. El ensayo y error es agradable y excitante para avanzar, con fases de acción y terror que cumplen con creces. Si eres un entusiasta de los juegos puramente narrativos, este título es imprescindible.