El CEO de la compañía intenta tranquilizar a sus inversores

Bobby Kotick, el director ejecutivo de Activision Blizzard, ha reafirmado su postura frente a las múltiples investigaciones y demandas que la compañía norteamericana ha acumulado a lo largo de estos meses. Kotick, mediante un comunicado dirigido a sus inversores, asegura que su posición frente a la investigación realizada por el Departamento de Empleo y Vivienda de California es de cooperación plena.

Este comunicado sale pocos días después de que el Gobierno Federal de Estados Unidos llamara a declarar a Bobby Kotick y a varios ejecutivos de Activision Blizzard. El Gobierno de Estados Unidos, tras varias investigaciones, habría descubierto una serie de comunicaciones en las que Kotick y estos ejecutivos trazaban una línea a seguir para encubrir casos de abuso dentro de la compañía y para destruir pruebas de cara a las próximas reuniones con los principales accionistas de la empresa.

Actualmente Activision Blizzard está siendo investigada por múltiples casos de abuso y explotación laboral, pero ahora, gracias a las comunicaciones recogidas por el gobierno, se suman a la causa cargos contra Kotick por destrucción de pruebas y obstaculización de las investigaciones. Adicionalmente tanto la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos como los accionistas de la compañía, han interpuesto una demanda tras conocer los supuestos actos de Kotick para intentar ocultar la posición de Activision Blizzard a los inversores.

Como resultado de la entrada del gobierno norteamericano en las investigaciones, la falta de transparencia de Kotick ante los casos de abuso y frente al clima de toxicidad dentro de la empresa, muchos altos cargos de Activision Blizzard están presentando su dimisión. Ayer conocimos la dimisión de la asesora legal de la compañía y hoy hemos conocido la renuncia del productor ejecutivo de Overwatch; dejando entrever un futuro bastante negro para Activision Blizzard.