Tras la apple-ación de Epic, su oponente se pone de brazos cruzados

La semana pasada informamos sobre lo último en el famoso juicio entre Apple y Epic Games. Con nueve de diez acusaciones rechazadas por la jueza Yvonne Gonzalez Rogers, Epic decidió optar por el recurso de la apelación para recurrir la sentencia. Pero ayer, Tim Sweeney, fundador y CEO de Epic, compartió en una serie de tweets la correspondencia que ha ocurrido entre las dos compañías desde la apelación. Con estas publicaciones, Sweeney reveló que Apple se niega a las peticiones de Epic de reintegrar la aplicación de Fortnite en la App Store y que no responderán a futuras insistencias hasta el final del juicio. Según Sweeney, estos procesos «podrían tomar incluso cinco años más».

En sus comentarios, Sweeney se queja de la «deshonestidad» de Apple, sosteniendo que su comunicación hasta ahora había sido que «si Epic se rigiera a las mismas reglas como todos los demás, serían bienvenidos de nuevo». La realidad es que como parte de la resolución actual del juicio, Apple está en su derecho de decidir libremente sobre la reincorporación de Fortnite, porque Epic rompió con las condiciones del contrato entre ambas empresas.

Recordamos que todo empezó por un movimiento por parte de Epic en agosto del año pasado con el que introdujeron una forma de pago adicional en la aplicación de Fortnite en iOS. De esta manera, los jugadores podían realizar compras directamente a Epic, sin pasar por el sistema intermediario de Apple, por el que cobran un 30 % de comisiones. Apple reaccionó con el suspenso de Fortnite en la App Store y Epic respondió con un video parodia de 1984 criticando las prácticas de Apple. Todo esto ocurrió a lo largo del mismo día, dejando evidente que se trataba de una estrategia calculada por Epic desde el principio.

Poco después, Epic demandó a Apple en un espectacular juicio en el que Microsoft acabaría apoyando la causa de Epic. La decisión de la jueza Gonzalez Rogers fue favorable para Epic solo en un único asunto: de aquí adelante, Apple no podrá prohibir botones en las aplicaciones de iOS que redirigieran a los usuarios a formas de pago alternativas (aunque la resolución sigue siendo complicada, ya que todavía hay debate sobre la diferencia de un «botón» y un «enlace externo» en estos casos).

En todos los demás aspectos, Epic salió perdiendo del juicio. Se les ordenó un pago de 6 millones de dólares a Apple, según los mensajes compartidos por Sweeney en los tweets, donde afirma que Epic ya ha cumplido con esta parte. En el email publicado, Sweeney se dirige a Apple diciendo que «Epic considerará la vuelta de Fortnite para iOS dependiendo de las actualizaciones de Apple en sus reglas referidas a opciones de pago alternativas». La respuesta de Apple, como ya hemos mencionado, fue un no rotundo hasta que terminara el procedimiento legal.