Manual para el emprendedor moderno

L

a situación de la saga Story of Seasons es bastante particular y única en la industria y creo que es conveniente explicarla antes de comenzar a desmenuzar el juego protagonista de este análisis; Story of Seasons: Friends of Mineral Town.

Marvelous Entertainment, la empresa desarrolladora de la saga Story of Seasons, lanzó al mercado japonés Harvest Moon (1996), la primera entrega de la longeva franquicia de gestión de granjas. Esta saga definió las bases de todo un género y resultó ser un éxito inesperado para su desarrolladora, ganándose así el cariño de todos los jugadores que buscaban experiencias más relajadas.

Si bien Harvest Moon explotó en popularidad, este éxito estaba recluido en tierras japonesas. Por ello Marvelous decidió confiar en Natsume, una empresa dedicada a la distribución de videojuegos, para ser los encargados de traducir, localizar y distribuir la saga Harvest Moon por todo el mundo.

Regla Nº1 del manual para el emprendedor moderno: si enfocas tu trabajo como un juego, nunca será un trabajo

Tras varios años de cooperación, Marvelous decidió dejar de trabajar con Natsume para pasar a ser ellos mismos los que publicaran internacionalmente sus títulos. Esto generó conflictos entre las dos empresas y dio pie a la situación que vivimos hoy en día con la saga Story of Seasons.

El principal problema radica en que Natsume, empresa que se dedicaba únicamente a localizar y distribuir los juegos, posee los derechos del nombre Harvest Moon. Es por eso por lo que, para aprovechar la reputación de la saga, Natsume se ha dedicado a desarrollar sus propios títulos de la franquicia Harvest Moon. Por otro lado, Marvelous tuvo que renombrar la saga en occidente; naciendo así la marca Story of Seasons.

Si buscáis informaros o profundizar sobre el conflicto de Natsume y Marvelous recomiendo echar un vistazo al siguiente vídeo. En él, Eric Rodríguez (Leyendas & Videojuegos) explica la disputa entre estas empresas y las repercusiones que tuvo este evento tanto para la saga Harvest Moon, como para Story of Seasons.

Tras esclarecer los motivos por los cuales existen dos franquicias tan similares compartiendo títulos y entregas, toca dejarlo todo atrás para empezar nuestra nueva vida en la preciosa y tranquila Ciudad Mineral.

Regla Nº2 del manual para el emprendedor moderno: descansar está sobrevalorado, cada día de la semana es una nueva oportunidad de alcanzar el éxito

Story of Seasons: Friends of Mineral Town es el remake directo de Harvest Moon: Friends of Mineral Town, juego lanzado en 2003 por Marvelous Entertainment para la consola Game Boy Advance. Este título, al igual que todas las entregas de Story of Seasons, nos pondrá al mando de una pequeña granja heredada tras la muerte de nuestro abuelo. Desde ese preciso momento nuestra labor será cuidar y hacer progresar nuestra recién adquirida granja y, con un poco de suerte, conseguir adaptarnos a nuestro nuevo estilo de vida rural.

Para empezar, hay que comentar las novedades que tiene Story of Seasons: Friends of Mineral Town frente al título original lanzado en Game Boy Advance. Los principales añadidos de este remake son: posibilidad de casarse con personajes del mismo género, dos nuevos avatares, nuevos animales (alpacas, conejos y variaciones de vacas y gallinas) y la pertinente mejora gráfica que acompaña a este tipo de relanzamientos.

Si bien estos cambios consiguen mejorar la experiencia original, creo que los jugadores que en su día disfrutaron de la experiencia original no encontrarán en este remake diferencias lo suficientemente atractivas como para justificar su vuelta a Ciudad Mineral.

Regla Nº3 del manual para el emprendedor moderno: invierte todos tus ahorros en Bitcoins. Es la divisa del futuro

Como un título de gestión de granjas, en Story of Seasons: Friends of Mineral Town nos encargaremos de regar y cosechar diferentes cultivos, cuidar de nuestros animales, conseguir recursos para mejorar la granja y nuestras herramientas… Todo con el objetivo de, progresivamente, ir generando más beneficio y poder seguir haciendo crecer nuestra granja.

Story of Seasons: Friends of Mineral Town se apoya en la fórmula tradicional que ellos mismos marcaron al crear el género: ciclos de estaciones que nos obligan a cambiar los cultivos, recolección de minerales para mejorar nuestras herramientas, uso de la energía de nuestro personaje para limitar las acciones diarias y gestión del tiempo gracias a un ciclo día/nocheNada ha cambiado en la propuesta de esta saga al género “farming” desde que Harvest Moon asentó estas características en 1996.

Regar cultivos y cuidar animales es divertido y bastante tranquilo, pero ¿qué sería de un juego de gestión de granjas sin una acogedora villa en mitad de la nada? Este es justo el papel que desempeña Ciudad Mineral dentro de nuestra pequeña aventura agrícola.

Regla Nº4 del manual para el emprendedor moderno: un entorno de trabajo limpio es un entorno de trabajo eficiente

Ciudad Mineral es el corazón de Story of Seasons: Friends of Mineral Town. Dentro de sus edificios y a través de sus calles encontraremos varios personajes encargados de hacer nuestra estancia en la villa mucho más agradable.

Dentro del pueblo encontraremos todo tipo de personajes, desde personas que viven su día a día en la villa hasta dioses y personajes mitológicos. La variedad de vecinos es una de las mejores características de esta entrega de Story of Seasons. Ahondar en la vida de los vecinos de Ciudad Mineral será todo un placer, puesto que todos cuentan con una personalidad diferente, marcada e interesante.

Al igual que en múltiples títulos de la saga, en Story of Seasons: Friends of Mineral Town contaremos con un sistema de relaciones sociales dedicado a profundizar en la personalidad y motivaciones de todos los habitantes de Ciudad Mineral. Este sistema social funciona mediante regalos diarios: cada día podremos regalar un objeto a un habitante de la ciudad y, tras repetir este proceso un par de días seguidos, desbloquearemos un pequeño evento cinemático que nos desvelará parte de la historia del personaje. A su vez cada habitante tiene una serie de preferencias personales, esto se traduce en que un regalo puede ser ideal para un personaje y odiado por otro; facilitando o dificultando el avance de nuestra relación con cada vecino en función de sus gustos. Adicionalmente el juego cuenta con doce personajes, tanto chicos como chicas, con los que podremos contraer matrimonio (independientemente del género que hayamos escogido para nuestro avatar) una vez hayamos avanzado en su relación.

Aunque este sistema no sea nuevo en el género sigue funcionando bastante bien, puesto que nos aporta una motivación para seguir avanzando día tras día y rompe con la monotonía que supone dedicarnos en cuerpo y alma a nuestra granja durante años.

Regla Nº5 del manual para el emprendedor moderno: como emprendedor debes abrazar el pluriempleo

Ciudad Mineral no actúa únicamente como un lugar estático en el que conviven todos nuestros vecinos, sino que por sus calles fluye vida y movimiento. En la ciudad encontraremos varios negocios que serán esenciales para continuar nuestro periplo rural, locales como: una tienda de semillas y herramientas, ranchos repletos de animales y pienso, una herrería, una carpintería… Estas tiendas nos servirán para abastecer nuestra granja y mejorar nuestras herramientas.

A su vez cada estación contará con varios días festivos en los que Ciudad Mineral celebrará sus fiestas tradicionales. En estos eventos nos reuniremos con todos nuestros vecinos y participaremos en las fiestas mediante diferentes minijuegos que nos recompensarán con objetos temáticos con los que podremos decorar nuestra casa.

Si bien todo lo comentado hasta ahora es positivo, toca hablar de los dos puntos que, en mi opinión, pueden destrozar totalmente la experiencia de Story of Seasons: Friends of Mineral Town; hablo del sistema de duendes y la mina.

Regla Nº6 del manual para el emprendedor moderno: los becarios son esenciales para mantener una empresa a flote

Primero debemos tratar el sistema de duendes. En Story of Seasons: Friends of Mineral Town podemos encontrar a siete pequeños duendes que, tras un par de regalos, nos ayudaran en las labores más pesadas de nuestra granja: regar los cultivos, cosechar las hortalizas y cuidar de los animales. Esto facilita mucho las cosas al jugador y nos permite centrarnos en otras actividades como pescar o socializar con los vecinos. Si esta mecánica nos sirve como ayuda en la granja entonces, ¿cuál es el problema?

El problema radica en que los duendes destrozan totalmente la economía del juego. Estos pequeñines son accesibles al poco tiempo de llegar a la granja y, si aceptamos su ayuda y los ponemos a trabajar, harán que el sistema de estamina de nuestro personaje sea totalmente inservible, ya que automatizarán todos los procesos de nuestra granja y nos dejaran sin nada que hacer.

Al no tener que preocuparnos por las acciones diarias que puede realizar nuestro personaje podremos centrarnos en expandir nuestros cultivos hasta llenar todo el terreno disponible con las hortalizas más caras. Ganando así sumas de dinero desproporcionadas y convirtiendo un proceso que tendría que ser un objetivo a largo plazo en algo que podremos conseguir en menos de un año dentro del juego.

Regla Nº7 del manual para el emprendedor moderno: un trabajador en ayuno es un trabajador eficiente

Por otro lado, hablemos del sistema de minería y los problemas que supone para Story of Seasons: Friends of Mineral Town. Al igual que en prácticamente todos los juegos del género, en esta entrega de Story of Seasons dispondremos de tres minas en las que sacaremos diferentes minerales que nos servirán para mejorar nuestras herramientas o ganar dinero rápido. Cada mina contará con doscientos cincuenta y cinco niveles y, para bajar de piso, deberemos usar la azada para encontrar unas escaleras que estarán colocadas en un bloque del piso al azar.

El problema de este sistema reside en su aleatoriedad. Colocar las escaleras en un bloque específico de cada habitación supone que el jugador dependerá únicamente de su suerte para encontrar el acceso al piso inferior y, por desgracia, lo más común es no disponer de esa suerte para todos y cada uno de los doscientos cincuenta y cinco niveles de la mina.

Este sistema es muy frustrante, la mayoría de las veces ir a la mina se resume en: entrar con la resistencia del personaje al completo, tardar mucho en encontrar las escaleras y perder más de la mitad de la resistencia y, finalmente, salir de la mina habiendo bajado solo un par de niveles y sin los materiales que buscamos por falta de resistencia.

Story of Seasons: Friends of Mineral Town cuenta también con varios problemas bastante menos frustrantes, por ejemplo: los habitantes se quedan sin diálogos nuevos bastante rápido, las herramientas se mejoran con un solo trozo de mineral por nivel, haciendo que el progreso sea muy rápido; los animales cuestan mucho y no dan prácticamente beneficios y los eventos acaban volviéndose repetitivos. Pero el problema más grande de Story of Seasons: Friends of Mineral Town, y que con cierta maldad he querido dejar para el final, tiene nombre propio; ese nombre es Stardew Valley.

Regla Nº8 del manual para el emprendedor moderno: ¡escucha a tu instinto! No temas invertir en negocios que consideres rentables

Stardew Valley es, indiscutiblemente, el mejor juego de gestión de granjas jamás creado y espero no sorprender a nadie con esta afirmación. Este juego revolucionó y popularizo enormemente su género, creando de la nada un nuevo estándar en lo que a gestión de granjas se refiere.

Story of Seasons: Friends of Mineral Town no solo no aporta nada nuevo, sino que además todo lo que sí que nos ofrece lo podremos encontrar potenciado en cualquier otro título actual del género. Se nota desde el primer minuto que este juego es bastante más pequeño y es normal, es decir, es un remake de un juego originalmente publicado en Game Boy Advance, pero esa excusa no es suficiente.

Sinceramente creo que Story of Seasons: Friends of Mineral Town es muy disfrutable y no es para nada un mal juego, pero la sombra que proyectan títulos como Stardew Valley es demasiado larga y opaca completamente a Story of Seasons: Friends of Mineral Town. Los jugadores que amen el género de gestión de granjas sentirán que esta entrega de Story of Seasons no tiene absolutamente nada nuevo que ofrecer.

En definitiva. Story of Seasons: Friends of Mineral Town no es perfecto, pero creo que sus bondades superan con bastante diferencia a sus defectos. Este título nos ofrece horas y horas de diversión desenfadada mientras cuidamos nuestra granja y conocemos personajes interesantes, todo mientras disfrutamos de la tranquilidad y la vida sencilla que nos brinda Ciudad Mineral. Convirtiendo así a Story of Seasons: Friends of Mineral Town en una puerta de entrada sencilla y perfecta para todos aquellos que todavía no han descubierto este gran género.

Story of Seasons: Friends of Mineral Town se encuentra ya disponible en Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC (PS5 y Xbox Series X/S vía retrocompatibilidad). Nosotros hemos jugado la versión de PS4 en una PS5, gracias a la ya mencionada retrocompatibilidad, con una clave cedida por Meridiem Games.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s