Álzate, Sinluz, y que la gracia te guíe

Hace una semana nuestro señor, Miyazaki, nos dio la oportunidad de deleitarnos con un anticipo de su nuevo juego, Elden Ring. Tras el galardonado Sekiro: Shadows Die Twice, From Software decidió volver a sus orígenes, pero con un giro de tuerca.

¿Qué pasaría si Dark Souls fuese un mundo abierto? Pues eso es Elden Ring, un mix de los grandes éxitos de From (Dark Souls, Bloodborne y Sekiro) en un bello y enorme mundo abierto que el próximo 25 de febrero de 2022 llegará para Xbox Series X|S, PS5, Xbox One, PS4 y PC. Durante la espera, hemos podido jugar la beta del juego y os traemos nuestras primeras impresiones.

Tras elegir una clase (Guerrero, Campeón, Lobo Sangriento, Profeta o Caballero Encantado) despertamos en una catacumba donde se explican los controles para familiarizarnos con ellos (los controles resultan familiares aunque con alguna variante). Antes de salir de la catacumba, encontramos un sitio llamado »Lugares de Gracia», que será el sustituto de la hogueras, en él podemos organizar el inventario, viajar entre los otros «Lugares de Gracia» (que primero debemos descubrir), subir de nivel (pero no desde el primer momento) y cambiar la hora, entre otras acciones.

Ahora sí, una vez salimos vemos un mundo lleno de posibilidades y de peligros, llamado Tierras Intermedias. Con una profundidad apabullante y que crea esa sensación de pérdida que tanto se remarcaba en el primer Dark Souls. Una vez allí, ya nos podemos mover con libertad por el mapa, pero no en su totalidad, ya que la zona explorable es bastante pequeña en comparación de lo grande que parece el mundo. Aun así, la zona explorable podría ocupar unas 6-7 horas de exploración, si te lo tomas con calma (que considero que es la mejor forma de explorar los juegos de FromSoftware, ya que si vas con prisa el juego te lo penaliza, porque ellos son más listos).

Sin entrar en detalles de más, en la beta hay unos 10 bosses, algunos bastante escondidos y otros mucho más sencillos de ver. El diseño del mundo es bastante espectacular, dejando claro que no solo lo importante es el músculo gráfico, sino, sobre todo, como los diseñadores imaginan el mundo y lo plasman en el videojuego. En ese aspecto es una absoluta barbaridad, desde iglesias derruidas hasta grandes castillos pasando por bellos bosques y pantanos oscuros, todo tiene mucha personalidad y a la vez sientes desde el primer momento que estás en casa y, por lo tanto, no te quieres ir.

Sobre Torrentera (nuestra montura), cabe mencionar que, la conseguimos más adelante activando un «Lugar de Gracia». Es muy sencilla de usar y es bastante agradable, ya que es ágil y rápida, y personalmente le he cogido bastante cariño.

Mientras vas explorando el mapa, te irás encontrando cuevas y mazmorras, u otros lugares opcionales. Desde el primer momento me entraron recuerdos de las Mazmorras Cáliz de Bloodborne, aunque con variantes. Estas zonas no son especialmente grandes, pero valen la pena, ya que te asegura un enfrentamiento con un jefe menor y, como recompensa, encontrar el tesoro, pueden ser objetos para el arma, pociones y otros ítems similares. Esto puede ser una buena forma de farmear si el boss final de la zona se te complica demasiado.

Por último, y refiriéndome al mapa: el juego, como mencioné antes, permite cambiar la hora y cuenta con ciclo de día y noche. Nos contaron que, dependiendo de que momento del día fuese, si ibas por una zona verías cosas distintas, pero salvo un par de enemigos no he notado mucha diferencia, ya que básicamente jugaba con tiempo limitado. Ya veremos si una vez salga el juego completo podremos percibir mucho más esta característica.

La profundidad del mundo y la belleza de nuestro Torrentera (montura)

Sobre el gameplay no hay mucho que decir. Hubo polémica porque hay muchas animaciones recicladas, pero como fanático de la saga Assassin’s Creed solo puedo decir que prefiero copiar conceptos y mecánicas buenas a reciclar también lo malo (F por Odyssey). Es cierto, se reciclan muchas cosas, pero eso no es malo per se. El gameplay se siente fresco gracias a nuevas mecánicas, como el salto, que a la hora de atacar y esquivar es súper útil y se siente muy bien, o el sigilo, que con un botón te agachas y puedes atacar a los enemigos despistados por detrás y hacerles un ataque crítico.

Sí, es cierto que con los enemigos simples, por así llamarlos, puede parecer más sencillo, pero ojo, porque si se te juntan varios puedes pasarlo bastante mal. Por si fuera poco, algunos enemigos tienen una especie de trompeta que sirve para avisar a otros rivales esparcidos por la zona y, de esta manera, acumular más dificultades para nosotros.

En mi partida no jugué con magias, por lo que solo puedo hablar de mi experiencia con la espada y escudo, que es muy buena y es muy familiar, sobre todo para los que estamos acostumbrados a los souls. Además, si estamos montados en Torrentera podemos atacar a los enemigos y enfrentarnos a unos pocos bosses (recomendado para cierto boss que encontramos cerca del inicio de la beta… guiño, guiño).

Una novedad bastante lógica son los recursos naturales que, al ser un mundo abierto, vas recolectando por el mapa. Flores, bayas y fruta pueden recogerse en campo abierto, además de cazar animales para obtener huesos y plumas, que pueden utilizarse para crear consumibles como bombas, flechas o pociones, por si no puedes comprarlas a los mercaderes cercanos, o porque estos están muy lejos. Otra mecánica, por así decirlo, es la brújula del mapa, la cuál indica lugares que tu hayas marcado en dicho mapa o, si mueres, te indica dónde están las runas (lo que sustituye a las almas).

Otra novedad son las Efigies de Márika, en las que, al morir, revives en el último «Lugar de Gracia» en el que hayas descansado. No obstante, si hay una efigie de Márika cerca del lugar donde mueres, el juego te dará la posibilidad de revivir allí.

La personalización es muy marca de la casa, con muchas armaduras y armas para usar y, por supuesto, para adaptar nuestra build a nuestros gustos. Desde mazas hasta espadas, pasando por lanzas y muchas otras más.

Aquí, relajao con los panas (muertos)

El objetivo de esta beta también era para probar sus prestaciones online. En ese sentido es muy parecido a Dark Souls, aunque, como en muchas otras cosas, con algunas variaciones. En el modo cooperativo tienes que ayudar a un jugador a derrotar a un boss en un área bastante limitada y concreta. Si te quieres dar de leches con otros jugadores en PVP o invades, tienes nuevas restricciones para hacerlo, pero tampoco he visto lo suficiente para ver qué tal funciona. Lo que sí he notado es que, a la hora de invocar para ayudar a gente o para que te ayuden, la conexión iba bastante bien, al menos en la versión que he jugado (Xbox Series X).

Como queja de esta beta es que, incluso en versiones de nueva generación, pega rascadas de frames, sobre todo cuando estás en el mundo abierto. Al ser una beta, no dudo de que se acabará arreglando para la versión final de Elden Ring, pero en ocasiones podía llegar a molestar. La versión jugada, como ya he dicho, ha sido la de Xbox Series X y he podido jugar unas 7 horas.

Como conclusión final, de estas primeras impresiones, claro; el juego ofrece una cantidad de contenido, de diversión, de ganas de explorar y un diseño del mundo a la altura de su predecesores. Sin duda, este Elden Ring parece que va ser el culmen del género Souls. Cada día le tengo más ganas. Por si os habéis quedado con ganas de ver más de lo nuevo de FromSoftware, os dejamos el gameplay oficial que subió Bandai Namco hace unas semanas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s